¿Qué es el amor? ¿de quién nos enamoramos?

Podréis encontrar una parte de cómo veo el amor, algunas las dudas que me genera, y digo parte y algunas, porque el amor va a dar mucho de sí, obviamente.



Quizá uno de los grandes dilemas que tiene la humanidad sea el amor. O quizá solo sea un dilema personal al que intento darle un carisma más general, pero yo, ciertamente, creo que es un dilema extendido.

Quizá a modo spoiler, os diré que no sé la respuesta, no sé si hay una repuesta, pero aún y así la busco, o la pienso. Porque es curioso:

Nadie sabe qué es el amor, pero
todos lo buscan y sienten necesitarlo

Acepto sugerencias, consejos, criticas, revelaciones, …

Yo os explicaré algunas de mis dudas respecto al amor y, por último, explicaré por encima el poema que he puesto, por qué he escogido ese poema, y digo por encima, porque yo creo que un poema tiene incluso más información de la que el autor cree que tiene, o pensó en el momento de escribirlo, algún día os escribiré sobre esto.

El amor y la belleza

Me parece curiosa la batalla entre el amor y la belleza. Como reconocerte enamorado por la belleza exterior de otra persona parece deslegitimar el hecho de estar enamorado. Esto da para mucho, así que lo he subdividido en partes que además me servirán de hilo para adentrarme en otras dudas.

los ejemplos absurdos

me resulta inquietante la frase:

“No deberías escoger la mermelada por la forma de su envase”

Hay variantes, incluso, puede que esto sea, en sí, una variante, pero no veo la relación entre ese hecho, que además me parece cuestionable, con el amor. Yo no quiero comerme a ninguna persona, y espero, que ninguna persona quiera comerme a mí.

Ya sé, habrá quien diga que tergiverso la frase, que no es eso lo que quiere decir, … La realidad es que la frase no quiere decir nada, solo quiere asociar un hecho lógico a una idea y que aceptar ese hecho lógico implique aceptar mi idea, o negar mi idea implique negar ese hecho.
Además, la complejidad de la idea debe ser inversamente proporcional a la dificultad del hecho, esto quiere decir, idea compleja necesita de un evento cotidiano e irrefutable del tipo “un coche rojo es rojo”.

Este justificar mi idea con ejemplos, poco ejemplarizantes, nos lleva a un absurdo: criticar un hecho ajeno a la idea y transponer esa critica a la idea. Por ejemplo:

Obviamente es lógico que al comprar una mermelada lo importante es la mermelada, repito, porque me la quiero comer, por lo tanto, es totalmente lógico que al comprar una mermelada no debería dejarme engañar por el márquetin a la hora de escoger, aunque en este punto me la cuelan, y no solo en la mermelada.

A mi juicio, esto se desmorona cuando piensas en la aplicación.

Si este hecho lo aplicamos de verdad a la adquisición de un consumible, deberíamos probar todas las posibilidades que nos ofrece el mercado antes de decidirnos por el producto que realmente se adapta a nuestras necesidades y/o gustos, algo difícilmente aplicable, y hacerlo rompería la lógica aplastante que queríamos al principio.

Este substituir un hecho con metáforas, aforismos, citas, etc. Solo nos lleva a discutir sobre algo que, a priori, es mucho más sencillo que el sujeto original, lo cual si realmente se analiza lleva aun más al absurdo. Yo como aficionado a la poesía, me resulta muy divertido hacer este tipo de acciones, pero sabiendo que no son reales.

Aunque quizá estés pensando que esta discusión parece extrapolarse al amor, en resumen, no importa la fachada, sino la mermelada/persona, pero no puedo probar todas las mermeladas/personas para tomar la decisión correcta.

Dónde está la debilidad:

- Para reducir las posibilidades a la hora de escoger un consumible, si obviamos el márquetin, indagamos en la opinión de otros consumidores (Esto en el amor no es muy recomendable), forzando para que encaje, podríamos decir conocidos en común, y aun y así, en mi experiencia, tampoco es muy recomendable, porque hay muchas amistades profundas y enemistades ocultas.

Una persona es única, irrepetible e irremplazable

- Dicho de otro modo, un consumible se consume y tienes otro idéntico, o muy parecido a tu alcance, además puede tenerlo tantas personas como lo quieran y por consiguiente si ha salido defectuoso lo reemplazo por otro idéntico. Ninguna persona cumple alguna de estas propiedades.

- En el amor la mermelada puede decidir que no está hecha para la boca de ese burro/a en concreto, ¡Y hasta cambiar de opinión! Una vez probado, no tienes la garantía que al probar otras mermeladas la primera siga disponible.

- El proceso de creación del envase de un bote de conservas no tiene nada que ver con la creación del cuerpo de una persona. Es cierto, que podemos hacer algunos reajustes cosméticos, o algo así lo llaman, podemos hacer ejercicios, dietas, mil historias, podemos decir que cada uno intentamos hacer, en mayor o menor medida, una mercadotecnia con nuestro aspecto, pero siempre será infinitamente diferente al proceso de diseño de un producto. Además, el cuidado que una persona aplique a su cuerpo muestra un valor que podemos amar, o no, dado que también nos define como esa persona única que somos.


Entonces, ¿la belleza exterior es lo que importa?

Porque Carlos… parece que estés diciendo eso.

Sí y no.

Vayamos por partes:


La belleza interior no existe, solo existen personas que tienen actitudes/aptitudes que me parecen correctas y me generan el deseo de estar a su vera.


La belleza exterior no existe, solo existen personas que tienen medidas, expresiones y gestos que me ponen cachondo/a (y las menos que simplemente me agradan)


Toma ya.

Qué quería decir cuando defendía que no entiendo la batalla entre el amor y la belleza, pues que la belleza es muy subjetiva, aunque ciertamente hay algunos rasgos que enganchan, ya sean culturales, impuestos por la moda, o por lo que sea, a mi me han gustado chicas físicamente que a otros amigos no.

Yo creo que, a ese desprecio, se junta la creencia de que mi poder de atracción físico es un don que se me entregó al nacer y poco puedo hacer para cambiarlo. Algo que en parte es cierto, no lo es tanto, porque gran parte del encanto de una persona es su actitud.

Entonces, no entiendo porque se deprecia como superficial que alguien diga abiertamente me ha impresionado sus ojos, su pelo, sus pechos o su culo, o sus piernas, o sus pies, …

Porque en el amor hay gran parte física, dos almas no se tocan sin que dos cuerpos se toquen. Hay terapias, o actividades, o no sé exactamente el nombre, que defienden esto, yo no negaré esta conexión mística, pero creo que cuando alguien piensa en su gran amor, no espera ese tipo de conexión, o no solo ese tipo de conexión.

¿Quiere decir que, si no hay atracción física al principio, ya no hay atracción, ni amor posible?

No. Puede ser al revés, puedes empezar la atracción por la llamada belleza interior y desde ahí se genere esa atracción. Es decir, puede que no te atraiga inicialmente, pero tenga la actitud y las habilidades que repercutan directamente en cómo tú te sientes y que ese sentir se corresponda con tu definición del amor. Quién no ha dicho y/o escuchado frases del tipo:

- Yo necesito a alguien a mi lado que me acepte

- Yo necesito a alguien a mi lado que me comprenda

- Yo necesito a alguien a mi lado que me valore

- Yo necesito a alguien a mi lado que me respete

- Yo necesito a alguien a mi lado que me ayude a mejorar como persona (casi nada)

- Yo necesito a alguien a mi lado que …

También está la forma negativa, sería parecido, pero empezando con “Yo no necesito…”.

Yo interpreto el “primero el interior, luego el exterior” con:


Asegúrate que cumple tus exigencias morales, antes de decirle que está cañón


Vale, pero si se necesita una atracción física, esta atracción a la belleza interior, siguiendo tu teoría, nunca llegaría a nada más que un simple afecto.

Justamente esto me lleva al poema que he escogido.

La imagen

Tenemos una imagen mental, interior y personal, con la que adaptamos a las personas que tenemos fuera, sí, esta idea me viene de las famosas proyecciones, por las que proyectaríamos en el resto del mundo nuestros miedos y gustos, y no sé que más, porque solo me he quedado en la explicación más básica y yo la compro a medias.

Es posible, que si supiese la teoría entera la compraría entera, pero bueno saber las cosas a medias, me sirve para pensar cómo veo yo el tema, después puedo acabar de conocer la teoría oficial y compararla para saber que en realidad es muy parecido o que estoy como una cabra. Si alguien tiene ese conocimiento y quiere ser mi luz, adelante.

Mi teoría, de la imagen, dice que esta imagen interior la usamos para rellenar los huecos oscuros de esa persona para que se adapte a la impresión que nos ha causado, ya sea buena o mala.

Es decir, si una persona cumple nuestras exigencias morales, inconscientemente mejoramos las deficiencias físicas que le habíamos atribuido previamente para que su imagen nos sea atractiva.

Del mismo modo, si una persona nos atrae físicamente, edulcoramos sus actitudes y aptitudes imaginarias para que se acerquen o encajen exactamente con nuestras exigencias.

De aquí, yo interpreto que viene la frase “esto de ti no me lo esperaba”, a veces pronunciada a personas con las que no tenemos una historia consolidada.

Y ¿Por qué?, porque las personas son muy oscuras, que no quiere decir que sean malas, sino que es más lo que no vemos que lo que vemos, entonces nuestra imagen, sobre todo al principio, tiene muy poca base.

Entonces, de un pequeño hecho, nos generamos toda la historia para que encaje a la impresión que nos generó alguna cualidad que hayamos detectado.

Yo pensaba que como te gustaban los animales, serias vegano/a como yo, te gustaría la montaña, pero no la alta montaña, sino pasear por prados de margaritas al atardecer, y en una leve colina abrazarnos mientras nos acoge lentamente la noche. Y no que ahora me vienes con que eres alérgico/a al campo, que te encanta la playa y que tu plato favorito es el chuletón poco hecho.

Y evidentemente, es culpa del otro por no ser como nosotros le hemos moldeado.

En definitiva, creo que nos enamoramos de una mentira y uno de los grandes retos del amor es aceptar que la persona que tenemos delante es mucho más compleja de lo que habiamos pensado y seguramente opuesta en algunos puntos. Habrá quién piense que esta visión es contraria al amor, yo creo que es la mágia del amor, un juego en el que vas comparando lo que pensaba con lo nuevo que piensas.

Y tú, ¿qué piensas? sé que es un post un tanto complejo, pero el tema lo es, además hay muchas aristas a las que no he querido entrar para que el post tuviera un fin.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar