Imagen

Este poema intenta ilustrar la forma de relacionarnos que muchas veces tenemos en las que edulcoramos a la otra persona.

He estado soñando contigo.

Eras un poco más alta,
cierto,
Tu pelo más largo,
Tu mirada más intensa,
Pero eras tú.

Estoy seguro.

Esos labios son inconfundibles
Aun siendo más carnosos.

Y tu olor,
Tu olor...
Algo mejorada,
Pero eras tú. 

A veces me recuerda
Un poco a otras,
Pero sigues siendo tú.

Esa imagen 
A la que escribo los poemas más desgarradores,
Que te recito al oído 
Y te abro en todas las formas posibles.

Tú conoces esa imagen,
Porque has sentido recorrer por tu cuerpo
Cada uno de sus poemas.

Aunque fingimos no tener su presencia.
Nuestros egos se sienten más importantes. 
Y nuestros cuerpos más cachondos.

Nuestras sonrisas 
juguetonas 
al ritmo de un silencio acompasado
de suspiros contenidos.

Nuestros dientes 
buscan el siguiente mordisquito 
detrás de la oreja,
En el cuello,
O debajo del ombligo.

Nuestros pezones puntiagudos
Arañan el diamante en bruto
Que llevamos oculto,
Derramando una pequeña parte de nuestra esencia.

con la imagen, o sin ella,
Terminamos uno al lado del otro.

Al mirarnos
Nos descubrimos jadeantes,
Exhaustos 
Y felices.

Está relacionado con:
Miedo a exponerse

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar